A sostenella .


El Independiente
JOSE LUIS Trasobares


Los tribunales de Justicia han hecho de Santaliestra un proyecto condenado, perfecto combustible para uno de esos pleitos interminables que se sabe cómo empiezan pero no cómo acaban. Y la Fiscalía de la Audiencia Nacional ha preparado un informe en el que, según lo que se va sabiendo, también machaca a modo el recrecimiento de Yesa. Así, la interpretación del Pacto del Agua a cargo de la Administración central se está yendo al garete, aunque a su estrepitoso naufragio respondan el Gobierno de Aznar, la CHE y el PP (que hoy vienen a ser la misma cosa) con la típica obstinación carpetovetónica del sostenella y no enmendalla. Estos pantanos peperos huelen a trasvase y a intereses creados que apestan, pero lo malo no es sólo eso, sino el hecho de que, cuando los municipios pirenaicos afectados litigan y ganan los juicios, los Señores de la derecha, lejos de rectificar, sostienen la apuesta y amenazan a los aragoneses: o lo nuestro, o nada. Muy mal rollo, conciudadanos; malo de verdad.

Los fallos judiciales contra Santaliestra merecen alguna reflexión. La sentencia de la Audiencia Nacional, que desautorizó el proyecto técnico del embalse era tan dura como dramática: advertía de posibles riesgos en la seguridad de la presa. ¿Les parece poco? Los expedientes de estos grandes pantanos, acelerados oportunistamente al calor del PHN, son chapuzas evidentes en las que apenas se disimulan intereses económicos y políticos que enlazan al actual Gobierno de España con la alta burocracia hidrológica y los concesionarios de caudales (amén de quienes aspiran a gestionar el ciclo del agua en las zonas urbanas). Aferrarse a ellos es ir a ninguna parte. Hace falta replantearse la situación y asumir que para regular la Cuenca del Ebro es imprescindible negociar los proyectos entre las partes directamente afectadas y buscar alternativas intermedias (que, digo una vez más, las hay). El PP debe sumarse a la comisión de las Cortes que revisa el Pacto, y la dirección de los regantes tendría que plantearse si lo que quiere es ser la palanganera en esta orgia hidráulica de los conservadores o atender a medio plazo las necesidades razonables de los agricultores. A ver si nos aclaramos.


[ Tornar a la pÓgina principal ]